Sunday, April 27, 2008

Sólo una tapita, que no tengo hambre...

En efecto. No tenía mucha hambre.
Aunque al final comí hasta reventar.

Ya había ido a Casa Justo unos meses atrás con unos amigos, pero llegamos un poco tarde y ya estaban llegando al postre, y hablaron tan bien de la comida que me quedé con ganas de volver.
Nada más fácil! Por qué no iba si está cerca de casa?
Buff, siempre pasa igual, está cerca pero no, si no es porque se había hecho tarde, porque quedamos con alguien, o porque no puso la puerca... lo que sea. Ayer fuimos (con los mismos amigos) pero esta vez llegamos antes y nos dio tiempo de revisar la carta al derecho y al revés (dos o tres veces) mientras esperábamos a que llegaran.

El lugar es un bar de tapas en Triana, normalito y hasta pequeño. Ahora que ya hace calorcito ponen mesas fuera así que se cena muy a gusto.

De la comida no necesito ni hablar, creo. Las fotos son malísimas porque era tarde y preferí no usar flash, sin contar con que no me daban mucho tiempo a disparar antes de meterle el tenedor (o el dedo, o el tenedor en mi dedo), pero creo que es suficiente para hacerse una idea de lo que se sirve ahi.



padroncitos rellenos de queso
caramelos de pato con verduritas
queso inglés macerado en oloroso
pan de bacalao con... (esa se me fue)
y de postre dos delicias, una de queso y otra de nuez.

Los postres tienen unos nombres muy sugerentes. Lástima que no consiguiera foto de eso. La próxima vez guardo un poco de espacio en el estómago y me pido el de muerte súbita por oreo.

El nombre suena apetitoso.

1 comment:

Manuel Villaseñor said...

Mira a dónde fui a caer =) bonito blog, saludos desde Colima ;) date una vuelta al mío (mvillasenor.wordpress.com) y regálame un comentario, espero tenerte de lectora asidua que yo te agregué a mi Google Reader